En los últimos tiempos, nos han hecho ir cogiéndole miedo al sol. Sin embargo, tomar el sol de forma responsable puede convertirse en nuestro mayor aliado aportándonos salud y felicidad.

Entre sus beneficios más importantes hay que destacar que tomar el sol provoca que nuestro cuerpo produzca vitamina D, imprescindible para que el organismo pueda absorber el calcio ayudando así a fortalecer nuestros huesos y dientes. Tomar el sol también disminuye la presión sanguínea, fortalece el sistema inmune, mejora la salud cardiovascular, mejora la respiración (especialmente en asmáticos) y nos ayuda a combatir la depresión.

La manera inteligente de tomar el sol y beneficiarse de todas sus propiedades es empezar a tomarlo cada día 5 minutos sin protección solar e ir incrementando a 10 o 15 minutos.  Para exposiciones más largas, lo mejor es usar un protector solar con filtros naturales como por ejemplo un protector solar antienvejecimiento a base de aceite de argán que nutre y protege la piel ayudándonos a conseguir un bronceado sano y radiante. También es recomendable consumir alimentos que aumentan la capacidad de la piel para protegerse de los rayos ultravioleta desde dentro, como por ejemplo los pimientos, los tomates, la sandía, el chocolate negro, el té verde y negro.

No huyas del sol, simplemente aprende a disfrutarlo de forma responsable.

¿TE HA GUSTADO ESTE ARTÍCULO?

COMPÁRTELO EN REDES SOCIALES

Suscríbete a nuestro newsletter, y llévate un vale descuento del 5% para tu próxima compra en nuestra tienda virtual

0

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies